EL TRÁGICO FINAL DEL SUEÑO DE GEORGE MARTIN

Lo más relevante de la vida de Sir George Martin lo conocemos más o menos. Incluso los que no guarden en su colección ningún disco del memorable repertorio de los Beatles, sabrán que este señor acompañó al cuarteto de Liverpool durante toda su carrera como productor, arreglista o ingeniero de sonido, de hecho fue él el que, aun teniendo ciertos reparos sobre las aptitudes musicales del grupo, decide darles una oportunidad tras concederles una audición en junio de 1962 en los estudios Abbey Road en Londres. Se encargó de educar musicalmente a los Beatles y de encauzar y dar forma a las ideas de aquellos cuatro chavales para convertirlas en las canciones que todos conocemos hoy y que han acompañado a varias generaciones.

George Martin en los AIR Studios, Montserrat. © Martyn Goddard

Estado de abandono de las instalaciones. © Shane Thoms

Lo cierto es que la curiosidad de la que hoy quería hablaros no está relacionada con su labor con los Beatles, pero sí con su enorme trabajo de productor musical. En 1965, después de haber trabajado para el sello Parlophone de EMI, George Martin creó su propia compañía de grabación llamada AIR (Associated Independent Recording), y abrió los AIR Studios en 1970 en Londres. Unos años después, en 1979, cumplió un sueño al construir en la caribeña Isla de Montserrat un pequeño paraíso que combinaba las instalaciones técnicas de los estudios de Londres con la tranquilidad y el exotismo de un lugar idílico, rodeado de naturaleza, convirtiéndose en un santuario donde se grabaron algunos de los discos más vendidos de la historia del rock y del pop británico.

The Police durante la grabación de «Ghost in the Machine». © Lynn Goldsmith

Estado actual de las dependencias del estudio. © Shane Thoms

Por este rincón paradisiaco pasaron Dire Straits para grabar el disco Brothers in Arms, The Police, que grabaron Ghost in the Machine y Synchronicity, Paul McCartney y su Tug of War, Black Sabbath, The Rolling Stones, Eric Clapton, Jimmy Buffett, Phil Collins, y muchos otros que encontraron allí inspiración y sosiego lejos del bullicio y las distracciones de la gran ciudad. Pero lo que nació para ser un apacible refugio en medio de la nada, se topó con las fuerzas de la naturaleza. La Isla de Montserrat se sitúa en el paso de un corredor de huracanes y cuenta además en su caprichosa orografía con el volcán más activo del Caribe. Total, que diez años después de su construcción, el huracán Hugo arrasó la isla y se llevó por delante los AIR Studios, dañando irreparablemente el edificio y todos los equipos. Años después, en diciembre de 1997, la erupción del volcán Soufrière Hills sepultó la localidad de Plymouth, que hasta entonces era la capital de la isla y cubrió de ceniza lo que quedaba de las instalaciones de los estudios de grabación.

Paul McCartney junto a Ringo Starr durante las sesiones de «Tug of war». © Linda McCartney

Edificio del estudio tras el huracán Hugo. © Shane Thoms

Sir George Martin murió en 2016 a los 90 años y, aunque se le conoce principalmente por su trabajo como productor de las canciones de los Beatles, colaboró con infinidad de artistas y en numerosos proyectos como compositor, director de orquesta y arreglista, llegando incluso a firmar bandas sonoras para tres de las películas de la saga de James Bond. Y una última curiosidad fruto de la casualidad, esta mañana desayunaba yo con el tema Ticket to Heaven de fondo, de los Dire Straits. La orquesta que suena de fondo en la canción estuvo dirigida en la grabación por George Martin. Pues eso, que cuando la naturaleza despierta, mejor salir corriendo y que los sueños no siempre salen bien, pero merece la pena intentar alcanzarlos.

Viviendas en Plymouth tras la erupción de 1997. © Brennan Linsley

Plymouth tras la erupción de 1997. © Gregory Bull

No me enrollo. Toda esta historia sobre los AIR estudios de George Martin en Montserrat viene al caso porque la semana que viene se estrena un documental titulado Under the volcano, donde los artistas que disfrutaron en los 80 de aquel sueño hablan de lo que significó aquella experiencia en sus carreras y cómo vivieron luego el desastre que acabó con aquel maravilloso proyecto. Os dejo aquí el enlace al tráiler del documental.

Documental Under the volcano, dirigido por la directora Gracie Otto.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *